Publicado: 13 de Noviembre de 2017 a las 20:54

El uso de renovables conlleva la asimilación de nuevos hábitos de uso. Hasta ahora, el uso de combustibles fósiles o convencionales nos permitían un consumo indiscriminado dada su rápida recuperación o su suministro inagotable. Confort confundido por uso indiscriminado, sin límites ni previsiones.

Las energías renovables dependen de fuentes inagotables pero que acostumbran a necesitar de mas tiempo de producción. El qué, además de renovable sea eficiente va asociado a producciones lentas, acumulaciones superiores de energía y consumos racionalizados. Si se sobrepasa la producción conseguida, solo con un sistema con energía convencional permiten una recuperación rápida.

Ya sea la aerotermia o el solar, su producción va siempre asociada a un almacenamiento de energía suficiente para la necesidad de un ciclo que acostumbra a coincidir con 24 horas.

Pero no encontramos en el mercado suficiente gama de equipos de producción para adaptarse a todas las necesidades, en especial los equipos de aerotermia para producción exclusiva de ACS de los que la mayores de fabricantes no superan los 300 litros de volumen de acumulación.

Además hay que saber que el volumen disponible no es igual al volumen del acumulador ya qué, para mejorar la eficiencia deben favorecer un salto térmico, sacrificando la parte inferior del acumulador.

Cuando elegimos un equipo de aerotermia deberemos siempre ver el valor de cantidad de agua a 40º que el equipo nos va a suministrar de forma continua según la norma EN16147,valor que nos permite calibrar la cantidad de usos que será capaz de soportar el sistema.

La incorporación de las energías renovables y de los sistemas eficientes van, irremediablemente ligados a la necesidad de comprender su idiosincrasia y su lógica de uso.

Un reto más si queremos reducir el uso de energías convencionales